El hotel, a 1960 metros sobre el nivel del mar, se encuentra en el corazón del "Parque Nacional del Gran Paraíso" en una zona sugestiva y tranquila con vista hacia la Grivola y el Herbetet.

Los cuartos están dotados de calefacción, ducha, servicios, radio y teléfono.

En el restaurante anexo, una esmerada cocina propone tanto los platos típicos regionales como aquellos de la tradicion italiana.